4 pensamientos en “otros mundos

  1. Probablemente Antoine de Saint-Exupéry amaba el desierto de África más que ningún otro lugar de nuestro planeta. Es ahí donde encontró al principito que le pidió el dibujo de un cordero para que se comiese los baobabs cuando eran tiernos, antes de que sus raíces rompiesen su pequeño planeta con tres volcanes, uno extinguido, que le llegaban a la rodilla . Lo malo es, que poseía una sola flor, una rosa, con cuatro espinas para protegerse contra el mundo y el cordero se la podía comer.
    El principito visitó otros planetas pequeños, en uno encontró un hombre de negocios, que hacía cálculos sin cesar, sumaba estrellas y las poseía para ser rico. Habló de geógrafos, guardagujas, …
    Encontró la tierra vacía, solo escuchaba su eco, pero tuvo la suerte de encontrar un oso que le confió un secreto: “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”
    Para él, su flor era una estrella más en el firmamento que perfumaba todo el planeta. Dice el principito: “¡Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla.
    ¡¡¡Regalad este breve libro con excelentes dibujos del autor a vuestros amigos los niños!!!!

  2. fernan, y tanto! yo la he leído varias veces y sorprende siempre, no sé, será que unas veces te fijas en unas cosas, a los años, cuando la lees de nuevo, en otras…no sé pero sí que es de esas para repetir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s