pez amarillo

Algunos sabéis que tengo una pecera con un único pez, el pez amarillo favorito de mi sobrino Javier,  la verdad es que no me emocionan especialmente los peces ni las peceras, lo poco que entiendo es porque mi hermano tuvo en casa una pecera 10 veces más grande que la mía con mil cosas y con los años algo aprendí (tenía una gamba azul asesisa que se comía las aletas de todos los peces)

Mantengo el pez porque me da penita y como es antisocial, no quiere saber nada de otros peces, no puedo ampliar la familia porque ya que estamos, donde come uno, comen 15 pero de momento es antisocial y agresivo por lo que me niego a ir recogiendo pececitos boca arriba.

En fin, mi pecera es muy humilde y pequeñita, mi pez amarillo está encantado pero hoy he visto lo que sería el paraiso para mi pez amarillo… quizá algún día, cuando pase la crisis…además, aquí seguro que no encuentra a “los otros”

paraiso.png

5 pensamientos en “pez amarillo

  1. Yo tuve un acuario, y lo que me parecía entretenidísimo eran las plantas, mucho más que los peces. Crecen rapidísimo.
    Un día un desaprensivo vendedor de peces les dijo a mis sobrinos que el pez tigre era el mejor amigo del acuario, y ellos me lo regalaron para mi cumple. Lo metí junto con los otros, hasta qeu un día le vimos zamparse al luchador de Siam y caímos en la razón de por qué desaparecían. En una semana se los había merendado a todos.
    Era un pez divertidísimo, saltaba fuera del agua y comía trozos de carne picada pegados a mi dedo, hasta que en una ocasión mordio mi dedo y fue a parar al sofá. Al ir a cogerle para devolverle al agua me clavó unas espina que tienen en el lomo, así que volvió al sofa. Le metí en el agua como pude y no volvió a comer de mi dedo 🙂 Acabó sus días en un acuario qeu hay cerca de Preciados.

  2. lo que me he reido leyendo e imaginando la situación!!! pero mejor vamos a creer en la dulce inocencia de los niños y que no sabían lo que hacían
    muy bueno!!!
    Acabo de buscarlo en sr. google y es precioso pero, tú has visto los dientes que tiene eso? y le ponías el dedo? si parece un perro en vez de un pez … ¿estás seguro que no era un “algo” disfrazado de pez, no ? 😉

    Lo cierto es que creo que las peceras tienen mil historias, la de mi hermano las tenía. Ésta, con un sólo pez también y decidido, la tuya se lleva la palma

  3. La mía tiene más historia aún. Cuando la quité, mi hermano se la regaló a su cuñada y ha estado en Santa Pola y en un pueblo de Toledo. Ahora ha vuelto a casa de mi hermano porque su hija ya tiene edad de querer peces 🙂 La primera remesa de peces se les murio porque echaron conchas de mar, que claro, se deshacen y se cargan el agua. Ahora tienen una gamba 🙂

  4. Pues que se preparen con la gamba, y más si es de color azul. Si vieras como se zampaba una Ranita de San Antonio… era una máquina cuando se apagaba la luz. Algún día, si Javier me lo pide mucho, montaré otro acuario.

  5. Confieso que estas fotos de acuarios me llegaron más de lo que creía y pensé: “pobre pez amarillo…solito, aquí aburrido, sin amigos, ni novia/o (no sé qué es), ni aletitas de otros peces que comer, en esta pecera que por no tener no tiene ni luz, sin… sin nada”
    … y … HEMOS CAMBIADO DE ACUARIO!!! le hemos comprado un “chalé” y además “intentaré” eso sí, poco a poco que no quiero masacres, ampliar familia!!!! quien me lo iba a decir a mí, que los peces o me gustan especialmente… en fin, ya os contaré cómo va el intento pero prometo no meter gambas azules asesinas ni peces tigre carnívoros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s