2 comentarios en “SIN Razón

  1. La brevedad del Trébol

    Todos los días son primavera en nuestro maravilloso planeta y el viento propaga versos en todas direcciones. Cada día nacen flores en nuestros montes, aunque las llamemos flores de invierno, siempre serán flores de primavera. Para algunos hombres y mujeres siempre es primavera.

    En cuanto a mí, vivo en el césped de un jardín y adoro la primavera. El dueño de la casa es algo descuidado y entre corte y corte aprovecho para florecer y apresar la luz con mis amarillos. Bendigo los días lluviosos y me serenan los azules infinitos. A veces me mean los perros. Tras el rocío de la mañana, las gotas, suspendidas en las hojas de la adelfa, todavía arbusto, guardan un equilibrio pendular. En el cristalino de una gota de agua los rayos luminosos convergen hasta convertir mi grácil tallo y pétalos de ámbar en un mundo mágico. Las cochinillas y las caracolas despiertan de su letargo, el jardín emprende un frenesí en el que cada día representa un siglo. Este es mi mundo, un mundo efímero, de arrebato, trascendente y bello.

    Canción a Ahmad.

    “La luna del sur visita sus casas y besa sus piedras.
    La luna del sur cuelga sobre sus parras su caftán.
    La luna del sur reitera su pacto con los campos y las flores
    Y reza la oración al alba sobre la rosa del ocaso.
    La luna del sur.”

    Adonis. Poeta libanés.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s