Nubes

Ayer después de dar un paseo en bicicleta hasta el faro, ver como un valiente al que quiero con locura se baña en la piscina, comer con mi familia, jugar con mis perros, hacer reir a carcajadas a mi sobrino mordiéndole la barriguita o ver como literalmente me pega llamando mi atención para enseñarme desde lejos mi pez amarillo (el pez-solitario)  y finalmente ver una buena película en casa de mi hermano di por terminado un día perfecto.

img_3307.JPG

Hoy está tonto el día pero y qué? qué motivo hay para que no sea aún mejor que ayer? 

Imágen: camino al faro Albir

5 comentarios en “Nubes

  1. Es verdad que ayer fue un día de nubes, no obstante, en la fotografía del camino del faro no se aprecia nube alguna, pero no importa. Hoy, primer día de primavera, hay que tener los pies en el suelo y la cabeza en las nubes, es decir, soñar.
    Esta mañana, estrenando la primavera (y es realidad), he subido al acantilado con Sahda, Luo y Noa y, por sorpresa, he visto la primera golondrina desafiando el viento del acantilado. Nos ha sobrevolado varias veces en una reverencia de luz y miel.
    Después, he buscado este poema de Serradel de la golondrina y, con su permiso, lo regalo al Bloc.

    Junto a mi pecho le pondría yo su nido
    en donde pueda la estación pasar,
    también yo estoy en la región perdida
    ¡oh, cielo santo! y sin poder volar.

    —————————————

    De cien sonetos de amor. Pablo Neruda.

    Amor, amor, las nubes, ….

    Amor, amor, las nubes a la torre del cielo
    subieron como triunfantes lavanderas,
    y todo ardió en azul, todo fue estrella:
    el mar, la nave, el día se desterraron juntos.

    Ven a ver los cerezos del agua constelada
    y la clave redonda del rápido universo,
    ven a tocar el fuego del azul instantáneo,
    ven antes de que tus pétalos se consuman.

    No hay aquí sino luz, cantidades, racimos,
    espacio abierto por las virtudes del viento
    hasta entregar los últimos secretos de la espuma.

    Y entre tantos azules celestes, sumergidos,
    se pierden nuestros ojos adivinando apenas
    los poderes del aire, las llaves submarinas.

    También es una ofrenda a la primavera a la que
    nosotros, unos pocos felices, recibimos con inmensa alegría.

  2. Y si mañana las piedras hablan sin palabras,
    arropadas por la sombra de la luna.
    Quién tiene miedo a la luna,
    quién teme a las sombras
    si cuando hay sombras, hay luz
    si cuando hay luna, hay sol.
    Siempre hay vida,
    mas allá de las piedras, de las sombras de la luna
    a qué temes tú?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s